jueves, 6 de abril de 2017

Hablemos del sexo "debil".





Internet es un arma poderosa capaz de movilizar masas pero también será la que nos lleve a la destrucción como civilización, de hecho, creo que ya lo está haciendo poco a poco, empezando por la intolerancia que reina en redes sociales y foros. Ver cómo nos volvemos irritables al saber de las opiniones de otros y cómo somos incapaces de aceptar a nuestros vecinos por no ser iguales.

Muchos de esos debates no son más que pugnas sin sentido que en otro tiempo no tan remoto no tendrían lugar ni existirían.
Pero uno de esos debates es antiguo, sigue hoy presente y, con la llegada de un Internet polifacético, se ha llevado a un extremo en el que la otra parte comienza a reclamar su inocencia, hablo del Feminismo, el que consideraba un gesto noble por el que luchar pero el cual se ha llevado a un extremo que parece estar cegando a las mujeres.

Me he considerado feminista desde adolescente, pues creo en la imagen de la mujer como símbolo de fortaleza, abnegación y perseverancia. Nunca he acudido a manifestaciones porque mi ideología la expresaba día a día, tratando bien a las mujeres y, en definitiva, predicando aquello en lo que creía sin tener que sujetar una pancarta.

Pero con la llegada de las Feminazis y la práctica abusiva de este noble gesto llevado al extremo, me hacen cambiar de idea. Y para explicarlo bien, expongo la siguiente imagen.  




Esto que muestro lo encontré navegando por la red buscando información totalmente ajena a lo que hablo, pero con solo verlo me dio que pensar. Siendo tan solo un anuncio que publicita un libro, la imagen que hace referencia al acoso escolar, muestra a una chica en el suelo, desconsolada, mientras otros dos varones permanecen de pie con aire de superioridad. ¿Quien es la víctima?

Antes de contestar, parad un momento a pensar y haceros ciertas preguntas: ¿Acaso en el acoso escolar no hay también niños sufriendo? ¿Acaso no son abusones cualquier niño o niña con más fuerza que los que aparentan ser más “débiles”*? ¿Por qué, si hay dos niños de pie en esta imagen, no pueden estar consolando o ayudando a la chica? ¿Debe el sistema dar por sentado que será siempre el sexo masculino el causante de semejantes males?

Y es ahí donde quiero llegar: ¿por que YO, que nunca traté mal a una mujer en NINGUNO de los sentidos en TODA mi vida, deben verme ahora como parte de ese mal? ¿Por que todos merecen un espacio en el amparo (Mujeres, homosexuales, transexuales) y los hombres no?

También somos victimas de los cánones de belleza, porque si una empresa publicita la belleza femenina con un buen escote, las hay que ponen el grito en el cielo, pues el tamaño del busto no expresa UNICAMENTE la belleza femenina. ¡Ah! Pero cuando una empresa lo hace con un hombre enseñando su poblada barba, nadie dice nada. Y yo, desde aquí, quiero revindicar que el afeitarse y rasurarse la cara no es un estatus de belleza, es de comodidad.

Aclaro, que el busto de la mujer simboliza la feminidad, independientemente del tamaño. La belleza es relativa de cada individuo que lo someta a valoración.

Pero es que este tema, no se limita solo al acoso escolar, sino a todo lo que lo relaciona con el “feminismo moderno”. Mujeres que dicen ser fuertes y valientes, son a la vez “víctimas”, y eso me supone una paradoja.
Yo si creo que en la mujer fuerte, en la valiente, en la decidida y en la abnegada, y es por eso que tengo que dejar de ser feminista, pues no puedo ir creyendo que son víctimas. TODOS nos sometemos a las adversidades, pero cuando se superan y evitamos que nos afecten, ya hemos triunfado sobre ellas, no somos víctimas.

Alguna pensara, que el término “víctima” proviene de la clase sistemática que la oprime. El mismo sistema que ha obligado a los hombres a ir al ejército o a la guerra para morir por sus países, el mismo sistema que muestra hombres asesinados y apaleados en la ficción de series y películas, el mismo sistema que permite la sexualización de varones en anuncios y productos… ¿Cuantos gritos en el cielo se han puesto por eso? ¿Por que no he visto a ninguna mujer quejarse de la imagen sexualizada de un hombre?
Lo diré yo: PORQUE LA IGUALDAD DE GENERO NO PARECE TENER IMPORTANCIA.
Es más, me aventuro a decir que cuando los cánones de belleza han salpicado a la imagen masculina, incluso parece gustar: Esos pectorales, ese torso con “six pack”, esa barba y esa pedazo de moto BMV entre las piernas…

También hemos sido objeto de tabúes, pero con el movimiento feminista sacando a relucir los trapos más sucios, no se está viendo los trapos menos limpios y que están manchados igualmente.

Así que, por iniciativa propia y a medida que mi nueva idea vaya tomando forma, iré abandonando mi carácter feminista, sin dejar de respetar la imagen de la mujer ni lo que pienso de ella. Pero algo me ha dejado claro: que si pretendo que la igualdad se establezca, no puedo tratarlo como un caso especial. Vuelve a ser paradójico.

Diría, que esta idea no ha sido implantada, pero la bautizo como Suprageneris (Por encima del género), y consistiría en el abandono de toda practica asociada a los tabúes masculino y femenino, en busca de la auténtica igualdad.

Quizá pueda desarrollar este nuevo concepto con ejemplos tangibles, pero por el momento, invito que cada cual haga examen de conciencia.





*Débil (Del Lat. Debilitis): Dícese de la persona de gran carácter, empatía y sentido emocional. De los que no rechazan a otros por ser diferentes, por lo cual no muestra superioridad. De gran inteligencia y astucia para resolver problemas cotidianos, y de gran paciencia para soportar conflictos internos en el ámbito personal y familiar. No son débiles, solo tienen más sensibilidad y humanidad. Hijo mio, nunca seas “fuerte”.  





No hay comentarios:

Publicar un comentario