martes, 7 de agosto de 2018

Jurassic Park (Libro) - La culminación de la obra maestra


Jurassic Park (Libro) - La culminación de la obra maestra



Es innegable que el filme dirigido por Steven Spielberg, estrenado en 1993, es reconocido hoy día como una auténtica obra maestra de la industria del cine, derrochando magia y espectáculo en lo visual, acompañado de una banda sonora compuesta por John Williams, el mejor compositor del siglo XXI.

¿Pero que ocurre con el libro de Michael Crichton? Nadie habla sobre él…

Llevo 140 páginas leídas y ni siquiera han empezado la visita al parque en los coches autómatas (de los que van por raíl sin haber reparado en gastos).



Lo que voy a contar puede suponer SPOILERS PARA QUIEN NO HAYA LEÍDO EL LIBRO así que si tienes algún interés intelectual en echarle un ojo a la obra de Crichton, recomiendo dejar de leer esta entrada…

El libro comienza con pequeños capítulos independientes protagonizados por diversas personas que más tarde estarán conectadas pero no relacionadas, ni siquiera con la trama principal, y que estos capitulos valen como introducción a lo que nos espera, otorgando desde un principio un halo de misterio (aunque ya sepamos de qué se trata), pero lo verdaderamente sorprendente es que antes de la presentación de Alan Grant y su periplo, ya HAY DINOSAURIOS FUERA DEL PARQUE.
No hemos llegado a la Isla Nubla ni a los fallos de seguridad que se nos narra cómo una niña es atacada por pequeños Compsognatus en una playa (Si, el principio de El Mundo Perdido es el comienzo de Parque Jurásico en el libro).

También nos narra el ingreso a un hospital de Costa Rica sobre un joven obrero que ha sufrido un accidente con una retroexcavadora, pero el doctor sospecha al no ver restos de arena y fuertes lazeraciones y desgarros en la piel que van acompañado de una baba pegajosa y maloliente.



Todas estas historias independientes sirven para ir poniéndonos en situación a pesar de que somos grandes fans de la película. Sin embargo, preparate para ser sorprendido porque el libro cuenta cosas que van mucho más allá del filme.

Por ejemplo, la compañía InGen de las que es propietario John Hammond, fue fundada con intenciones de exploración en el campo de la genética y producción de productos de consumo.
Para hacer de su objetivo una realidad, convenció a sus inversores en las reuniones con dos gestos: en primera instancia les lanzaba una pregunta: “¿Cual sería el equivalente del Walkman de Sony en el campo genético?” Y acto seguido les mostraba una jaula en la que dentro tenía un elefante del tamaño de un gato, clonado y alterado geneticamente para ser un animal de compañía.



El Libro cuenta con muchas historias detrás de sus personajes y empresas. ¿Os acordais la escena en la que el “gordo” (seboso y odioso) se reúne con un hombre de incógnito en un restaurante e intenta delatarle? Nadie nos explicó si ese personaje tenía importancia, pero en el libro se cuenta con sumo detalle y consigue aclarar esa escena. (Que, por cierto, en el libro no le delata mientras hablan de sus negocios turbios)

Lewis Dodgson, ingeniero de BioSyn, empresa rival de InGen. Cogen lo ya creado, lo desmenuzan, conocen sus patrones y crean una versión idéntica con su marca.
Dodgson había conseguido alterar una muestra de la rabia para poder ser difundida por aire y en un vuelo a un país Latinoamericano, para ahorrar problemas en la aduana, escondió un pequeño frasco en su equipaje de mano para llevarse una muestra a uno de los laboratorios que la empresa tenía ubicada en el país (no recuerdo cual). Sin embargo lo pillaron, y tal escándalo salió por televisión. ¿Qué hubiera ocurrido si el frasco llega a romperse y contagia a todos a bordo? Pero no pudieron imponerle ninguna pena pues no había cometido ningún delito, sino una imprudencia. Además, los países más desfavorecidos admitían con gusto la instalación de empresas Norteamericanas dado que daban dinero por instalarse, así que muchos gobiernos hacían la vista gorda a muchas imprudencias.



-¡No diga mi nombre!
- ¡Dodgson! ¡Dodgson está aquí! - rie-. A nadie le importa.

BioSyn era empresa rival de InGen dado que se disputaban muchos números en un mercado creciente y de exploración genética en muchos ámbitos, pero solo el de ellos dos era el de productos de consumo.
InGen estaba siendo investigada por actos sospechosos. Primero, el alquiler de una isla pequeña en Costa Rica, sin otra cosa más que una vegetación exuberante. Trafico masivo de mineral ambar, sin valor alguno para su venta ni explotación. Adquisición de superordenadores Cray-XMP.
Todo parecía indicar que InGen se traía algo gordo entre manos.

BioSyn era diestra en el espionaje industrial y habiendo recibido el soplo de Denis Nedry de que en aquel recinto se clonaban dinosaurios, dieron luz verde a una operación de soborno y extracción de muestras.

Es difícil hablar de 140 páginas repletas de explotación genética, misterio y personajes muy bien detallados que, en nada se parecen a los de la película, así que dejaremos algunos detalles para otra entrada. ¿Os parece?

No hay comentarios:

Publicar un comentario