Entradas

Los que escribimos fantasía

Imagen
  Escribir es un hobby pero también es una disciplina que requiere tiempo y dedicación para madurarla. Luego está la edición , un modelo de negocio que necesita ser entendido para vaticinar los resultados que esperamos. Después está la promoción , la constante batalla que debemos librar para demostrar que existimos:  --------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- ¡Hola! ¿Que tal? Soy David León y soy escritor.  --------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- Heme aquí, uno más de tantos miles al año. Y no exagero: actualmente en España se publican una media de 80.000 libros al año. Prácticamente son 80.000 autores que ya te están enterrando desde el segundo día en el que asomaste la cabeza.  Este es un destino que no podemos evitar. ¿Qué podemos hacer entonces? Seguir con otros dos pasos fundamentales: Perseverancia y crecimiento.  Perseverar , a

"Obi-Wan" no es mala, tú eres pésimo.

Imagen
  Era el más viejo, el más cauto y encima moría en la primera entrega, pero fue el mejor personaje de la trilogía.  Así de tajante voy a describirte al personaje que encarnaba Alec Guinness en las tres primeras películas de Star Wars y que fue de mi agrado aun siendo un crío. No me sorprendía el arrojo de Luke ni la chulería de Han Solo, fueron la sabiduría y el misticismo que rodeaba a Obi-Wan Kenobi quien me atrajo poderosamente. Se le notaba un hombre experimentado, curtido en mil batallas y representaba la serenidad en momentos de tensión. Aparecía cuando el héroe era un patata para decirle por donde tenía que ir, cuando su aplomo se veía ofuscado por una reveladora verdad o cuando se le trababa un crucigrama que no sabía resolver. Obi-Wan era ese personaje que sabía más que tu pero ya no tenía el cuerpo para tirabuzones. Incluso muerto era de más utilidad que el quejica de C3PO. Menudo era el viejo... Luego llegaron los episodios previos a la trilogía donde vería a mi personaje fa

¡No doy de comer a las palomas!

Imagen
  El otro día me encontraba tomando un café en una terraza, en la que pedí una tostada con mantequilla y mermelada. Dicho puesto queda al lado de un parque donde se acumulan las palomas en busca de algo que picotear. Allí, los niños y los ancianos buscan el entretenimiento lanzando migas de pan y, claro, las palomas acuden, como es de esperar. Pero si das de comer a una paloma, acuden dos . Si alimentas a dos, acuden cuatro. De cuatro, acaban llegando ocho. Y así todo el rato, no paran de llegar, una tras otras, de manera incesante. Yo, sin embargo, no les doy de comer, pero si en mi ociosa faena devorando la tostada se me caen algunas migas y una paloma viene a picotear, no se lo voy a negar, pero que no pretenda acaparar mi atención pues no soy de alimentar a las palomas. (Que si empiezas con una, no acabas nunca) FIN DE LA METÁFORA ¿o quizá no? Es así como viven  los “haters”: buscan las migas y esperan ser alimentados. No voy a decir qué tienes que hacer con esas

¡Y llegó la Justicia!

Imagen
  Súper fuerza, súper velocidad, gadgets increíbles e ingeniosos, y un sin fin de astucia es lo que alcanzan los personajes de DC Comics. Me pasé la infancia leyendo sus tebeos, maravillado por el Superman de Chrtistopher Reeve y el Batman de Michael Keaton. Así que cuando supe que Warner tenía pensado revitalizar ese universo cinematográfico con entregas periódicas y consistencia entre ellas, no pude evitar sentir entusiasmo. Llega el hombre de Acero El universo DC comienza con Kal-El, el último hijo de krypton que llegó a la tierra para ser ocultado y salvado del destino de su planeta natal. En su sangre corre una importante herencia genética que ansía un malvado caudillo. No voy a hablar de qué trata la película, eso es algo que dejo al espectador, solo diré que fui al cine a verla con ilusión, después de quedar absorto por la trilogía del Caballero Oscuro, así que no quería perderme esta nueva visión de Superman que planteaba Zack Snyder. Pero salí de la sala confuso, y m

Mi trayecto literario hasta ahora (2020)

Imagen
  La vida da muchas vueltas y los proyectos que uno tenía en mente no siempre se materializan, mientras que, a veces, de la nada, surgen ideas nuevas que no se tenían planeadas. No es mi caso. Con 16 años ya sabía que quería escribir un libro que fuese mi seña de identidad y no he dejado de luchar por ello aunque no siempre las cosas salen como uno piensa. 1999 Antes de ser escritor, fui (como es natural) lector. Leí muchos libros del “Barco de Vapor” cuando era niño y disfruté con muchos de ellos. En 1999, con 13 años, descubrí que me encantaba escribir e inventar historias. Disfrutaba en el instituto con las redacciones de temática libre e incluso conseguía atraer la atención de mis compañeros de clase si lo tenía que leer delante de todos. Yo seguía escribiendo, ajeno a las posibilidades de otorga la escritura, solo por el placer de desplazar el bolígrafo sobre el papel cuadriculado de mi libreta. Llené la parte trasera de los cuadernos de clase con historias absurdas pe